13 julio 2017

los años venideros huelen a naftalina: es como vivir algo pasado.
el color es algo pasado también, es un azul pisado en barro.
te conformas con ver el verano como los veranos pasados y los venideros
pero yo no obstante veo una puerta para huir de tus veranos perpetuos.
   la verdad que das un trago y sientes que tampoco puedes ver ningún color en el cielo
y eso no es porque estés ciega: hay una especie de mujer con lengua gris lamiendo ojos ajenos
y al final sabes que tampoco puedes ponerte a romper papeles a altas horas de la madrugada
     porque hay algo en ti que piensa en el mañana
en ese olor a apuntes nuevos,
en ese pan recién horneado,
en esas vendas recién apretadas a los tobillos para correr más y más.
te hace bien, bien, bien, bien:
pero vas a ser totalmente franca:
actualmente solo hay naftalina y todo es como lamer una vía férrea oxidada del siglo xix.

No hay comentarios: