02 noviembre 2009

puhuiuhianhitiu

si no fuera yo quien ahora se mira desde afuera, pensaría que podría ser cualquier otra cosa menos yo. quizá es porque carezco de dimensiones espacio-temporales y me percibo como en otro cuerpo desdoblado que sin embargo es inerte y tiene dentro de sí a otro yo que es quien me mira a mí que estoy por fuera. y el cuerpo en el que está ese otro yo no es más que una escalera por la cual ese yo de adentro trepa y se lanza al vacío, mientras del mismo vacío asciendo yo sin cuerpo, y al juntarnos en nuestras trayectorias y explotar el uno en el otro, caemos en otro cuerpo que no es el mío, ni el suyo, sino de nadie y sólo nuestro.

2 comentarios:

Amapola dijo...

¡¡Hola, Silvia!! Te he encontrado por el blog de Cris... Y me ha sorprendido lo bien que escribes. Aunque ya apuntabas maneras en la Hoja Volandera...

Marina.

Nina la Mosca dijo...

Me encanta este texto tía.