25 agosto 2009

hipomanía

de madrugada estuve en parís tomando un café con f. iba en bragas y con los pechos al descubierto, porque quería pasar completamente desapercibida. como lo conseguí, decidí premiarme con un disparo en la nuca y tras suicidarme empecé a sorber deprisa el café, pues se estaba enfriando, y además presentía que f se estaba sintiendo desplazado por mí. estábamos rodeados por unos señores que tenían los ojos pegados a la mesa, mirando unos mapas y planeando ir en busca de un tesoro en no sé qué isla del pacífico. tras escuchar aquéllo, f y yo nos miramos uno al otro, y él vislumbró en mí lo que quería escuchar de mí, y yo a mi vez vislumbré en él lo que quería escuchar de él. nos levantamos despacio y mientras f se colocó de pie delante de todos ellos, desnudando su vocabulario con excitante franqueza para distraerlos, yo robé los mapas disimuladamente, y una vez que los conseguí, guiñé un ojo a f en señal de que ya lo tenía todo. tras ello, f se calló, haciendo un ademán de despido, momento en el cual todas las palabras que antes había pronunciado volvieron a juntarse en una misma frase espesa que llenó toda la galería de hiedras que no dejaban ver nada. en ese momento de confusión, aprovechamos para salir de ahí, partiendo hacia nuestro destino en un cometa tricolor. llegamos en seguida, y tras buscar un poco y ver que no había tesoro alguno, nos llenamos de satisfacción e hicimos el amor ahí mismo rodeados de tanta nada que parecía llenarnos de todo. hicimos el amor una y otra vez, y luego nos entró sueño y decidimos volvernos a casa. ahí concretamos fecha y lugar donde nos volveríamos a ver, pero esta vez, le dije que en mi próxima cita iríamos a visitar la galaxia andrómeda, y ahí aprenderíamos a fabricar cola casera y cenar espaguetis en forma de lápices de colores que en la punta tuvieran todas las cosas que yo quiero que pasen por mi vida y que sé que se cumplirán, porque yo lo digo, porque yo lo quiero, porque estoy corriéndome pensando en que algún día alcanzaré todo aquéllo en lo que pienso que tarde o temprano acabará esparciéndose en mi interior. a veces mi mente alumbra por cesárea ideas opuestas a sí mismas, soy un dipolo que en ninguno de sus extremos terminales tiene nada en concreto. hoy soy lo contrario de ayer, y mañana seré lo contrario de hoy, o sea lo mismo que ayer, pero luego me daré cuenta de que tanto ayer como hoy y mañana descargan la misma telaraña metálica sobre mi tejido ganglionar. soy soy soy soy soy.

6 comentarios:

Nina la Mosca dijo...

Me encanta. Increible. Y además, señorita estancada, menudo cambio en el estilo habitual, ¿No? ^^

Está genial, en serio. Me he sentido "alimentada" después de leerlo^^

Hozbelya dijo...

yo espero irme a dormir, soñando sus ueño.-..que hermoso....gustosadeencontrar estas mariposas....

Unscented dijo...

y no se escapa el cafe que se enfribaa por el rastro del tiro en la nuca?
mmm cafe con/sin leche o azucar
oscuro o claro
todo son contrarios, como en leolo(L):
porque sueño, yo no lo estoy
ya no sueño

cuando la veas avisame, te presto mis ojos de buho para que la veas, recuerda q no es algo fisico sino mera percepcion

Hozbelya dijo...

perdone usted.....por lasmuñecas.....

Nina la Mosca dijo...

Escribe. Necesito que me inspires.

Brujería Tolteca dijo...

Awww.. lei tu anterior post...fuertisimo y espero que la oscuridad haya pasado... sentirse es brumador...pero una vez que pasa comprendemos el sentido...espeo estes mejor y te invito nuevamente; Claudio...