16 junio 2008

Europa es una dictadura disfrazada de democracia, confluencia de ridículas demagogias y me importa tres pitos quién gobierne, cuando sé que en realidad todos, todos, todos son esclavos de un bien mayor, de un Dios supremo que es el que realmente rige la sociedad, el dinero. Sí, malditos hijos de puta. Ojalá os pudráis todos en vuestra pocilga materialista, ojalá cerréis por una vez esas bocinas malolientes y os atragantéis en vuestro propio egoísmo, putos, yo me meo en vuestras empresas y vuestro petróleo, veneno que corroe para siempre vuestra dignidad. ¿Queréis acaso prefabricarnos para lavarnos el cerebro y manosear nuestras neuronas a vuestro antojo, haciendo de nosotros títeres a vuestro servicio, muñecos de trapo que sirvan como engranaje a vuestro maldito sistema? No pienso ser un circuito más en vuestra cadena de montaje, una célula más en este cuerpo social tan repugnante, no quiero sentirme coaccionada y menos abortar mi autonomía moral y espiritual para convertirme en un robot subyugado por el capital. Que lo intentéis, que no lograréis oprimir nuestras vidas para acrecentar vuestro caudal económico, patéticas marionetas, seres vacíos, anhelais compulsivamente asfixiar vuestras existencias entre las montañas más altas de la cúspide monetaria. De vuestras bocas no sale más que orina que roe vuestros propios huesos, ¿como podéis ser felices? No debemos ser esclavos más que de nuestra propia voluntad. Pues, ¿quien sino puede decidir nuestro futuro y cuestionar nuestros principios morales, más que nuestra propia condición como individuos libres y racionales? Somos seres sociales capaces de someter nuestras vidas a aquéllo que queremos, no sois nadie para obligarnos a trabajar sesenta y cinco horas semanales, ¡¡sesenta y cinco malditas horas semanales!!, sí, y así podréis competir con Estados Unidos y China. Como si se tratara de un juego...¡¡claro que sí!! ¡¡Hay que aumentar la productividad para poder ser potencia mundial!! ¡¡Hay que homogeneizar un continente entero para potenciar el poder, someterlo a un totalitarismo fascista para poder manipular mentalmente a la población, hacerla trabajar como perros para que un imbécil se rasgue el pito y se hinche a guachinango del golfo con champagne Dom Perignon todo el día, sin hacer nada más que conducir su Ferrari por su campo de golf!! Venga, nos obligais a los estudiantes a seguir vuestro plan de estudios, ¿quién demonios sois vosotros para obligarme a mí a trabajar durante un año, sin cobrar absolutamente nada, para que podais vosotros ensanchar vuestras venas de mejoras productivas? Vivimos en un mundo tan alienado, ¡ah, maldita sea!, ¿por qué diantres tuve que haber nacido en una sociedad tan consumista y materialista? Algún día, cuando os acabéis matando entre vosotros porque no podáis alcanzar el apogeo del dominio económico, entonces podré realizarme como persona en sociedad. Mientras tanto, me sobreviviré aisladamente, porque yo prefiero ser felíz.

9 comentarios:

ann dijo...

Venga Sil!! Tu post me hace ver que la gente vive preocupado por cosas sin sentido y sin importancia. Pero estan tan perdidos que ni siquiera se dan cuenta. El gobierno, todos los que decean llegar hay solo piensan en su propio beneficio y lo demas vale gorro. Vivimos en una sociedad egoista, no solo los que gobiernan son asi, por desgracia. vivimos en una sociedad mediocre y egoista. que no se atreve a soñar. Solo piensa en que crecera se casara tendre 30 hijos y morira, me molesta la gente que es asi tan recta tan cerrada, la vida es mas que lo que la sociedad nos pinta. Me alegre que halla personas que piensen como tu. Pero nos toco esta sociedad Sil, lo bueno es que cada quien decide, asi que no hay bronca, i9gnoremos las reglas y seamos felicez. Saluditos!!

ann dijo...

Perdon por las chorrocientas faltas de ortografia, jajaja. Es que ando a la carrera jaja.
En donde dice tendre era tendran o algo asi, ay no tengo como mil errores jajaja.

ann dijo...

Jajaja aqui son las 3:05 de la tarde jajaja. Dulces sueños sil!!

FrAn dijo...

Intentando ser feliz...

La verdad es que últimamente la Unión Europea me está decepcionando. ¿Dónde quedaron las directivas europeas que nos oligababan a ser el continente más verde? ¿Donde están las directivas que luchaban por una mayor libertad y por un mayor bienestar social? Se esfumaron bajo la intensa marea de un continente mayoritariamente de derechas. Y no porque la derecha sea derecha sino porque parece que la Europa social no importa en estos tiempos de crisis cuando es sobre ella, sobre su confort, sobre el que hay que erigir una nueva economía basada en transportes limpios y baratos para los usuarios, sanidad y educación públicas mejoradas, mayor participación ciudadana en la toma de decisiones...

Pero parece que eso no interesa. Interesa hacernos trabajar por un capital para una élite, interesa que el sistema vaya bien para aparentar que la sociedad va bien...

Un crítica con mucha razón. Maldito petroleo que nos ata...

Post Mortem dijo...

Fuertes palabras. Yo pienso cosas peores, pero no las digo. En todo caso no sé como va el asunto político por allá. Me basta saber del menosprecio por los sudamericanos, las persecuciones raciales y todo eso, para darme cuenta que todavía hay espíritu hitleriano aguantando.

Leí más abajo algo de Iker Jiménez. A veces sigo su programa desde la web de la Cadena Ser. Hay espisodios de antología, como decimos acá.

Saludos

briones dijo...

uno puede ir contra el sistema, pero dicen que nunca se le puede ganar, pero aun asi tiene defectos y manipular esos defectos a tu conveniencia es algo por donde sacar provecho...


jajaja
me has descuidado y abandonado U_u por eso me he tenido que entretener leyendo, leí "La Borra de café" de mario benedetti, y hoy saque (por que los he conseguido en la biblioteca de la universidad) el de "ensayo sobre la ceguera" de jose saramago.

ya estoy de vacaciones, a ver si por las mañanas (de aca) te encuentro


saludos
besos de vagabundo, pero bien limpio.^^

©Claudia Isabel dijo...

Este es el mundo en el que nos toca vivir. Capitalismo rabioso que deshumaniza. Es cierto, el dinero es el dios que gobierna, y por supuesto es un tirano!!!
En mi país se están viviendo tiempos jodidos, democracia o no, vamos a la destrucción, porque se han perdido los verdaderos valores: el ser humano...
Un abrazo

Post Mortem dijo...

Bueno el sermón. Pero con ese criterio deberíamos dejar de publicar en Blogger ya que no creo que tenga menos aspiraciones capitalistas que la General Motors (basta fijarse en el bombardeo de publicidad). Por otro lado, es lindo tener esos sentimientos humanistas, claro que la mayoría de las veces sólo dura hasta que se encuentra un buen trabajo con un suculento sueldo.

De que el mundo se acaba, se acaba. No lo digo yo. Lo dice el pasado ancestral: La Biblia, los Incas, los Mayas, los Aztecas. No creo que se pueda luchar contra eso solamente a base de discursos y consignas dialécticas. Por lo menos yo no he visto a nadie en España protestar contra las sucias inversiones que realiza la Telefónica en Chile y el resto de Latinoamérica; o la compañía de luz. Acá el estado es algo abstracto, no tiene nada que gobernar por que todo es privado, y cuando se ha pretendido estatizarlo, saltan los intereses extranjeros y la imbecilidad de los propios ciudadanos que prefieren ver todo como por televisión.

Ya lo digo: todo ese discurso pacifico y humanista dura solo hasta que se tocan los propios intereses. Acaso la General Motors no vendía repuestos de tanque a Hitler? Claro, hasta que les tocaron Peral Harbor. Pero el negocio hoy en día es el mismo. Y la ignorancia es igual a la de 1800: todavía acá se cree que la guerra del pacifico la ganó Chile y que las tierras usurpadas a los bolivianos nos pertenecen por ese modesto hecho de patriotismo patético.


Tendría mas cosas que agregar, pero no vale la pena; me encabrona el tema.

Post Mortem dijo...

Sí, sí, como quieras. sólo iba a que es una pena que para ir a España tengas que cumplir ciertos requisitos económicos, tener residencia fija donde quedar,etc. cuando acá entran impunemente los saqueadores más grandes de la historia, desde Pizarro, Valdivia y Cortes, hasta la Telefónica y toda la estupidez que en sus euros cabe.