31 agosto 2007

Clandestina

El señor Inmigrante trabaja en la construcción 10 horas al día con la ilusión de traer a su familia consigo.Todos los días,el señor Inmigrante abanica con su aliento el cemento de sus manos,mientras aprende a hablar el idioma escuchando el motor de la ciudad.
Para el señor Inmigrante,los sábados nunca son días de descanso,y la semana es el remolino incesante de la rutina,una rutina que palpita en cada esquina de su cuerpo.
El señor Inmigrante anhela volver a ver a sus 3 hijos,trabajando mucho más de lo normal con la esperanza de traerlos.

El señor Inmigrante vive con 8 personas más en un pequeño piso del centro de la ciudad,camuflado entre el bienestar y la comodidad social de los demás ciudadanos que pasean sus perros o hacen sus compras sin pensar en la incerteza del futuro,ni en el sin saber del mañana.
Al señor Inmigrante le gustaría tener un sitio mejor para vivir,con calefacción y unas ventanas más grandes para sentir el olor transparente de la ciudad,pero nunca se queja de las estrechas paredes que rodean su colchón,pues tiene un pequeño rincón de la casa que le queda para guardar sus sueños.Sus compañeros de piso,los ilegales y los inmigrantes,también trabajan muy duro para sacar adelante a sus familias,distanciadas por las estúpidas fronteras entre la riqueza y la pobreza.Ellos también tienen muchas madrugadas olvidadas en el tren o en las aceras del amanecer metropolita.Ellos también tienen sueños,ansias de una vida mejor,forjando con sus manos,su sudor y su tiempo un futuro quizás mejor,aunque la desigualdad debilite cada ladrillo de sus sueños.

Al señor Inmigrante le pagan menos dinero,aunque trabaje más.Porque él es inmigrante.Gana menos porque es el señor Inmigrante.Explotado por la repulsiva vergüenza de ricos que lavan sus manos con el trabajo y esfuerzo de unos pobres ilusos que buscan mejores horizontes.

Al señor Inmigrante no le importa el racismo,ni la explotación,ni la desigualdad,ni el rechazo,ni los insultos que a veces respira.Sólo quiere ver a su familia.Como los demás.

Inmigrantes,pero personas.Personas,que no ilegales.Tratados mal por querer cambiar sus vidas.Explotados por ser inmigrantes.Clandestinos por soñar,por huir de la pobreza.Discriminados por ser inmigrantes.Inferiores para muchos egoístas que no piensan más que en su bienestar y sus acomodadas vidas,absurdos imbéciles que encuentran la médula de los problemas mundiales en los inmigrantes,cuando son ellos los que levantan mundos enteros con el esfuerzo de sus manos,con las horas de sus madrugadas,con sus vidas.

No entiendo por qué hay tanta discriminación.
No hay inmigrantes.
No hay ilegales.
No hay clandestinos.
Todos somos inmigrantes.
Todos somos ilegales.
Todos somos clandestinos.
Todos somos personas.
Todos somos señor Inmigrante.

7 comentarios:

MRG dijo...

QUERIDA AMIGA.
¿COMO HAS ESTADO?
EXTRAÑABA UN POST TUYO.

EN ARGENTINA ESTÁ LLENOOOOOOOO DE INMIGRANTES.
Y LOS TRATAN ASÍ, TAL CULA TU DICES EN TU POST.

QUE MUNDO... DIOS MÍO.
CUANTO ABUSO!!!

TE DEJO MIS MAS SINCEROS DESEOS DE QUE LA GENTE LEA ESTE BLOG.
VOY A AGREGARTE A MIS BLOGS AMIGAS, YA MISMO. HARÉ UN LINK Y ALLÍ ESTARÁS.

TE ENVIO MUCHOS ABRAZOS Y BESOS, AMIGA.
PAZ PARA TI
MR. :)

MRG dijo...

Hoy solo paso para saludar y decirte que hay un regalito para vos esperándote en mi blog.
HAY PREMIOS PARA TODOS
Besos!!!
MARIA ROSA

Anónimo dijo...

Qué exajerada es tu demagogia solidaria. Los quejidos y las vomitonas de asqueo son lo tuyo. Es facilisimo ponerse de parte de los problemas y quejarse de cualquier solución. A ti se te da bien, estás enganchada al pesimismo.

Rabiosa dijo...

Tampoco podemos pretender que el mundo sea perfecto,pero las demagogias se las dejo a los politicos,que son su pan de cada dia;lo mio no son sino nimias pinceladas de la realidad desde un punto de vista totalmente subjetivo,aunque no pretendo cambiar el mundo ni mucho menos.Tampoco veo nada de malo en salirse de la órbita del conformismo de vez en cuando,si bien es cierto que quizá mi pesimismo vaya más allá de los límites de lo normal,aunque no tanto de lo real.Para mí observar el mundo con indiferencia es peor que el mundo mismo.

Mariela dijo...

Buen�simo!!!!!!!!!!!!!

juan borges dijo...

me encanta !
te invito a mi blog
nocheroja.blogspot.com

©Claudia Isabel dijo...

Claro que el racismo existe y seguirá ixistiendo sin remedio. LA única manera de eliminarlo, y entiendo que es dificil, es cambiando la mentalidad de las futuras generaciones...el tema no son los inmigrantes en si mismo, sino el maldito racismo...si fueran rubios, altos, de ojos azules, y buen nivel sociocultural, se quejarían de ellos? molestarían?