15 abril 2011

es hora de volver a desplegar mis alas. demasiado letargo y esclavitud emocional me están vaciando de mi ser. necesito un respiro, una sobredosis de introspección. sufrir me impide avanzar. voy a retirar de ese y de otros toda la intensidad que debo invertir en causas mejores. fíjate en el mundo, lo que no aporta nada, sobra.

6 comentarios:

Gabriela dijo...

El cerebro nos juega malas pasadas y a veces nos amenaza con un tortura hasta matarnos o una estrangulación lenta, muy lenta. Se debe huir de nuestros fantasmas cada cierto tiempo, para regenerarnos como vampiros después de una batalla.
Me gusta tu pluma: es intensa, sin colar, oscura, sufrida, tal como me gusta ingerir las letras.
Me deja un muy rico sabor tu blog.
Una mano alzada. Adiós.

Atte.
G.

cielo ruidoso. dijo...

te sigo odiando...

cielo ruidoso. dijo...

ahora.

Néstor Morris dijo...

En 5 renglones se puede decir mucho, muchísimo...y lo has hecho.
Me agrada esa manera de hacerlo.
Un cordial saludo.

Luis Alejandro Escudero dijo...

Casémosnos sin cazarnos,
embarquemos nuestras nadas
y revolvamos con un palo
todas sus madrigueras
y quizá encontremos un destino
aún más triste que este
o un parpádeo clandestino e ignoto
que nos devuelva el aliento
de no ser los otros.

Cásate conmigo.

K209 dijo...

casémonos, pues, casémonos ya.