17 agosto 2009

Ataque de pánico

De repente, la angustia invadió mis sesos. Subió un dromedario por la pared de mi garganta y empezó a cabalgar sobre mi lengua, y al llegar a mis labios, la burbuja enigmática que se había formado en mi mente se rompió, y mis dientes quisieron triturar toda esa impresión de no ser más que eso que yo anhelaba que dejara de ser. Entonces grité hacia mi interior, porque necesitaba descargar todo eso. El ascensor seguía subiendo, y alguien del espejo me estaba mirando. Tenía miedo, pero a la vez, me seducía la idea de estar junto a la apariencia reflejada en esa superficie pulida que me miraba con desdén, como si yo le perteneciera a ella, como si yo fuera su reflejo, y ella la sustancia confusa que me forma. El corazón latía muy deprisa, y sentí que cayó a mis pies como una bolsa residual de pánico sin sentido alguno. Di un pequeño golpe en la parte izquierda del espejo, con los nudillos de la mano, y me asusté, como reacción ante mi propia acción. Quería que todo eso acabara. Las paredes empapadas de ansiedad empezaban a hincharse como pequeñas esponjas a mi alrededor, y el terror llenaba mis bronquios como ácido. Llegué al cuarto piso y se abrió la puerta metálica. Salí, pero detrás no había sombra alguna. La apariencia del espejo tenía otra apariencia que pronto se difuminó sobre el suelo, y entonces me alivié sin su presencia. El pánico había desaparecido, pero pronto volvió, horas más tarde, subido a lomos de un dragón que bombeaba furia en mis pensamientos llenos de hollín y niebla. Un lexatin acarició mi esófago, y luego, todo se detuvo. La sangre se calmó en mis mejillas, y las puertas de la noche se cerraron del todo. Llegó el sueño, y soñé con algo que creo haber soñado hace tiempo. Ahora estoy aquí, y lo demás parece estar demasiado lejos, como si realmente nunca hubiera pasado.

6 comentarios:

Plata y Opalos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Plata y Opalos dijo...

Me apetecia leerte porque lau y valy me hablaron de ti...
El ser humano tiene la capacidad de tejer y destejer sombras a su antojo, es interesante ver como las tuyas se convierten en palabras unidas por el hilo de tus pensamientos.
¡genial tu blog¡ un saludo ^^
PD: en mi anterior comentario me salté un par de artículos XD

Delirios Buhistéricos. dijo...

siempre siempre hablar de cosas altas, cabezas, esofagos, espejos (no especificaste que fuera de cuerpo entero), cosas asi, nunca de zonas bajas
nunca
ves suelos? o es que eres superior?

elevator straight into my skull
the scalator rises as it falls (8)
te eche de menos marina

Delirios Buhistéricos. dijo...

estas invitada
no hay mas que decir

Nina la Mosca dijo...

Buf. Afortunadamente hace un par de años que no sufro uno de esos. Creo que es la mejor descripción de un atauqe de pánico que he leido...

chamico dijo...

genial!, conoces el tesoro de la sombra?