01 julio 2008

julio

hay días tan extraños cuando sólo desearía coger uno de esos trenes azules que hay en mi ciudad natal, salir al pasillo, abrir la ventana y mirar cómo se alejan los árboles, las chimeneas, las nubes, las estaciones, los girasoles, e imaginarme que no soy yo la que está moviéndose, sino lo demás, que el planeta gira en el sentido de las agujas del reloj y que tengo que respirar tan fuerte como pueda, porque algún día seré una simple fracción algebraica de esta frágil locura adolescente. me duele la médula al pensar así y no entiendo por qué los seres humanos tenemos que tener esta clase de sentimientos que nos contagian de pesadumbre. a veces me pregunto quién nos habrá inventado de esta manera tan complicada. a mis dieciocho suelo ser inestable y esta mañana he estado tricotando una sonrisa para estamparla en mis labios y que se quede ahí para siempre, aunque no tenga ganas de nada. tengo ganas de dejar de no tener ganas, porque eso me vuelve tan hiperactiva. ayer llegué hasta a pensar que las compañías telefónicas eran transigentes, pero simplemente están cumpliendo los contratos y son demasiado putas, me da mucha penita. quiero subir hasta la estratosfera y más allá, dar vueltas por la aurora boreal, y dejarme llevar, como si nada hubiese alrededor, como si el tiempo bajara sus párpados para dejarme volar. hay días en los que dejo este planeta para abrir las páginas de un libro e inmiscuirme en cualquier cuento que nada tenga que ver con esta impresión de rabia que siento a estas horas de la tarde. y se me ocurren muchas maneras de vivir este día, pero supongo que no tengo nada más que hacer, creo que los sueños no son alternativa a la realidad, sino viceversa. ayer me sentí tan bien tirada en la hierba y pensando en nada, aunque había tantos mosquitos que habría deseado que no fuese treinta de junio, sino treinta de abril. creo que deberíamos vivir más la vida, cada segundo se tiene que convertir en infinito, porque somos tan fugaces y tan elásticos al paso del tiempo. deberé hacer muchas cosas este verano. tengo que aprender dibujo técnico porque estará difícil en la Uni dibujar aviones y motores de propulsión. creo que debí haber sido periodista, y el diecisiete de julio seré universitaria oficialmente, aunque ahora me siento un poco frustrada ante tanta dificultad técnica. y encima siendo tan callada. pero yo es que quiero ser astronauta, y adoro coleccionar estrellas en la cuenca de mis pupilas. voy a cambiar de canción para ver si me inspira otro sentimiento, a veces con oír una melodía triste me pongo triste y sólo con cambiarla ya me siento feliz. estoy echando de menos mi instituto en especial aquéllas clases de física cuando en vez hacer problemas sobre la óptica geométrica, hablaba de chicos con mi compañera o nos reíamos de nuestra falta de concentración, o cuando prefería irme a cualquier parque antes de escuchar a la profesora de biología hablando de rocas sedimentarias y volcánicas, siempre detesté la geología esa tan aburrida. qué calor hace, creo que mis neuronas se están derritiendo también y que el circuito este que tengo en mi cabeza se está fundiendo poco a poco, que no sé qué más decir, ya no, porque si no, acabaré volviendome de nuevo silvia la repetitiva, silvia la cansina, silvia la pornográfica, silvia la sentimental, silvia la exagerada, silvia la rara. cómo me carga leerme a mí misma a veces y esas personas que etiquetan a los demás.

me he vuelto una pendeja ordinaria que se pasa las noches de insomnio haciendo sopas de letras y escribiendo poemas a la lejanía del viento, al amor, a qué se yo qué cosas.

5 comentarios:

Ave Fenice dijo...

silvia , la autentica... la libre pensadora, la mujer que vive y deja vivir...

Eloy dijo...

hace tanto tiempo que no lleno el cuenco de mis pupilas de estrellas... agárrate a los dieciocho y hazlos eternos, como cada segundo infinito. Tiempo cero, de Calvino, lo describe muy bien. topé con tu blog, ha sido agradable.

ann dijo...

Creo que no son tan putos, yodavia tienes internet!!! jajajaja.
Ese es el encanto de viajar en tren, auto, autobus. Ver un paisaje, que pasa frente a tus ojos rapidamente, aunque depende de que tan recio valla el conductor jajaja.
Igual me agrada.
Si, deberiamos disfrutar cada minuto. Hoy mi camion casi choca, ay es cuando te acuerdas o piensas, para que tantos malditos planes, si no se cuando me voy a morir. A veces se nos olvida disfrutar y que no somos eternos, me lo tatuare para que no se me olvide jajaja.
Saludos!!!

Maru dijo...

Nada pero nada pero nada que ver con lo de pendeja ordinaria vos !

y sí las dificultades técnicas son desastrosas, ya vi algo (poco) de dibujo técnico el año pasado para prepararme para este corriente año en la facultad... y al final todavía no empezamos dibujo tecnico! jaja... nunca todo es ni tan bueno ni tan malo como lo pienses. y si sos callada después te terminas esforzando en hablar y resultas re sociable y te quejas de lo cerrados q son tus compañeros!! jaja (posta ¬¬)

la verdad que sí,
julio es un mes rarisimo siempre, no sé porque!

Edgar dijo...

Dfenitivo, somo fugaces y deberiamos más a menudo practicar el tirarnos en la hierba, aunque hubiese mosquitos...