14 mayo 2011

Anoche soñé que un pulpo me poseía y metía sus tentáculos en los tímpanos ajenos para robar emociones y desmenuzarlas, chuparlas y vomitarlas después convertidas en ceniza. Esta mañana me he sentido extraña al comprobar que mi amígdala se ha convertido en un tubérculo que ramifica sus raíces hacia fuera, en busca de otras personas a las que fijarse, introducirse bajo su piel y usar su sangre cual abono para crecer más y más. Sé que algún día explotará como una bomba y los sentimientos me saldrán como termitas que se comerán entre ellas, y que ahora tengo que llorar porque cuando llegue ese día me quedaré vacía, pero como sé que en ese momento no seré ya consciente de ello, me vuelvo a dormir y soñarme a mí misma soñándome, sin saber exactamente si soy la que está soñando, o la que está siendo soñada por mí, o las dos, o ninguna.

5 comentarios:

cielo ruidoso. dijo...

Yo no soy tú amor...
simplemente mi existencia no me pertenece.

mefuienavion dijo...

cielo ruidoso es muy simpática

cielo ruidoso. dijo...

fabrica tu muerte con mariposas.
no soy simpática.

Luis Alejandro Escudero dijo...

Fija la hora y la fecha.

Cotilla dijo...

actualiza ya...no?